Venecia en un día

Antes de empezar nuestro road trip por Eslovenia decidimos pasar un día en Venecia ya que nuestro avión llegaba hasta allí.

A pesar de haber estado ya tres veces es una ciudad de la que nunca me canso, podría decir que es mi favorita, o al menos seguro está en el top 5. Es verdad que ahora está más saturada pero de todas las veces que he estado nunca la he visto vacía, así que prepararos a ver gente sobre todo en las zonas más turísticas.

Como ya conocía Venecia no íba con la presión de ver todo lo importante en un día, simplemente me apetecía pasear y perderme, literalmente, por sus calles. Porque siempre que voy me pierdo, haga lo que haga. Esas calles son un laberinto, pero perderse en Venecia es lo mejor que hay.

New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos

✅ Llegamos al aeropuerto Marco Polo con las mejores vistas. Si os sentáis en el lado derecho del avión podréis ver Venecia desde el aire, y la verdad que es una vista fantástica. No pude hacer foto porque no llevaba la cámara a mano, es lo que tiene ir en un Ryanair que no tiene ni bolsillos en los asientos para dejar nada, y como nos tocó en la salida de emergencia no podíamos llevar el bolso debajo del asiento. Así que me dediqué a disfrutar de la vista.

✈️ Cómo llegar a Venecia desde el aeropuerto

Una vez que bajamos del avión nos fuimos a buscar el autobús de la compañía ATVO. Este bus va directo hasta Piazzale Roma, que es donde paran todos los buses. Hay otro autobús que también te lleva pero va haciendo varias paradas. El ATVO es más rápido, llega en 20 minutos, al otro le cuesta media hora o poco más, lo cogimos a la vuelta. El precio es el mismo para los dos, 8€.

Desde Piazzale Roma nos fuimos andando hasta nuestro apartamento que estaba en el barrio de Cannareggio, bastante cerca, en unos quince minutos habíamos llegado.

El barrio de Cannareggio es bastante tranquilo, da gusto pasear porque no hay tanto jaleo como en la zona más céntrica. Está repleto de restaurantes y pequeñas trattorias con muy buena pinta.

New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos
New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos

Como curiosidad aquí podéis ir al Teatro Italia, que en realidad ya no es un teatro sino un Spar que ha aprovechado el patio de butacas para poner la tienda. Es bonito para verlo, muy original, aunque si entráis tendréis que comprar algo, porque a la salida hay un torno y hace falta el ticket de compra para poder salir.

New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos
New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos

Después de dejar las maletas nos fuimos a dar una vuelta y enseguida llegamos al barrio judío de Venecia. Es bastante grande, y una zona que no conocía. Aquí podéis encontrar tiendas y restaurantes de comida kosher, y tiendas de temática hebrea. La verdad es que es una zona muy chula.

New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos
New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos

Como os digo íbamos sin rumbo, simplemente disfrutando de los canales, las casas y palacios, pero siempre siguiendo las indicaciones a San Marco. Son típicos los carteles que te van indicando a San Marco o al Vaporetto para que no te despistes.

New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos
New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos

Comimos en un sitio que no recuerdo el nombre pero que tampoco valía mucho la pena, estaba correcto, pero no buenísimo. Era un menú por 15€ y bueno, normalillo.

Uno de los sitios a los que quería ir era a Fondaco dei Tedeschi para subir a su terraza panorámica. Es gratis subir pero hay que reservar la hora por la web. No reservé porque leí que a la entrada tienes unas tablets donde puedes reservar también, y pensé que al ser un día entre semana de junio no habría tantísima gente. Me equivoqué, en Venecia siempre hay gente, así que no pudimos entrar, ya solo se podía reservar para el día siguiente. Así que os recomiendo reservar por la web para aseguraros, a no ser que os quedéis más de un día.

Al menos vimos el centro comercial por dentro que también merece la pena.

New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos

Está muy cerca del puente Rialto, el más grande del Gran Canal. Eso sí, hacer una foto al puente era casi misión imposible con la cantidad de gente que había.

New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos

Otro de los sitios que me apetecía ver era la librería Acqua Alta, sí la que se ha hecho famosa en Instagram con la foto de las escaleras de libros.

New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos

Con lo que me gustan a mí las librerías no me la podía perder, porque aparte de la famosa foto hay mucho más. Es una locura de libros, hay de todo, están en estanterías, en bañeras viejas, en góndolas, amontonados… Aparte venden carteles, imanes, postales…

New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos
New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos
New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos

Es una auténtica gozada, y a lo mejor veis al gato que ronda por allí 😻

New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos

✅ Además si queréis montar en góndola gratis aquí podéis hacerlo, eso sí, solo montar, porque está amarrada y solo sirve para hacerse la foto 😄. Pero oye, ya no podréis decir que no habéis subido a una góndola en Venecia. Por cierto, los paseos en góndola rondaban los 80€.

New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos

Para llegar tuve que poner el google maps, porque cómo no, me perdí dando vueltas y era imposible, pero bueno, así también vimos zonas que estaban muy tranquilas y no había nadie.

New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos

Y rincones con mucho encanto

New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos

Tocaba descansar y sentarse en una terraza a tomar algo 😉

New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos

Después de tomar nuestro Aperol, seguimos caminando. Fuimos a cruzar el Gran Canal por el puente della Academia. Desde este puente se tienen las vistas más bonitas del Gran Canal, al menos para mí.

New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos

Estuvimos paseando por la otra zona. Nos sentamos a tomar algo en una terraza junto al canal, que en realidad parece la autopista porque es por donde pasan todos los barcos más grandes, los mercancías, las lanchas rápidas, vamos, una locura.

Al volver vimos que hay una zona de bares pequeños donde mucha gente estaba tomando algo, bares de tapas y así. Lástima haberlo visto después porque podríamos haber tomado algo en esta zona tan animada.

Nos fuimos hacia Piazza San Marcos y seguimos disfrutando de rincones tan típicos venecianos.

New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos
New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos

Por muchas veces que hayas estado en esta plaza no deja de impresionar. Los porches en los que tocan música, la plaza llena de palomas, y de gente. La catedral, el Campanile… Ayyy, qué bonito es todo.

New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos
New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos
New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos

La catedral ya estaba cerrada, pero no me importó porque ya la había visto en otras ocasiones.

New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos

Dimos una vuelta viendo las góndolas, el atardecer, y nos acercamos hasta el famoso Puente de los Suspiros. Se llama así por los prisioneros que pasaban por él hacia el calabozo y decían ay Venecia cuándo te volveré a ver!. Eso dice la leyenda, igual se acordaban de la madre del guardia y no suspiraban, pero es más bonita la otra versión.

New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos

El atardecer desde esta orilla es precioso, viendo la silueta de las góndolas frente a la isla de San Giorgio Maggiore.

New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos

Otro de los sitios que quería ver pero ya no dio tiempo fue el Palazzo Contarini del Bovolo. Otras veces lo había visto por fuera, está en una plaza un poco escondida, y tiene una torre redonda que llama la atención. Se puede subir y eso es lo que quería hacer, para ver Venecia desde otra perspectiva, pero tendrá que ser para otra vez, que seguro que la hay. Si queréis subir el horario es de 10h a 18h y cuesta 7€.

✅ Otras cosas que se pueden hacer en Venecia es subir al Campanile, que tiene unas vistas impresionantes, visitar la catedral por dentro, el palacio Ducale… Podéis montar en el Vaporetto por el Gran Canal por un precio más asequible que el de la góndola, pero eso sí no pasaréis por los canales más estrechos y pintorescos.

Merece la pena montar en góndola?

Pues bueno, yo lo he hecho dos veces, hace tiempo, seguramente estaba más barato que ahora. La primera vez porque nos metieron en un grupo y nos salió bien de precio, hace mucho y no recuerdo cuánto, fue en pesetas, con eso lo digo todo. Además fue durante el carnaval y era una gozada cruzarte con otra góndola en la que iba alguien con el traje típico veneciano y la máscara. Ibamos unas cuantas góndolas juntas y un señor que cantaba, tenía su punto. La siguiente vez estuvimos regateando con un gondolero, íbamos seis y al final nos hizo precio, pero yo creo que nos metió por los canales más cutres de Venecia jajajaja, pero nos reímos mucho.

Cada uno tiene sus ilusiones, preferencias y presupuesto, no nos vamos a engañar. Si os lo podéis permitir, es una experiencia, si no, bueno, pues hay otras.

New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos

Entre el madrugón y la caminata, que no sé cuántos kilómetros debíamos llevar ya hechos, estábamos reventados, así que quisimos coger un vaporetto hacia nuestro apartamento que estaba en la otra punta de Venecia. Y aquí es donde hicimos el canelo. En todos los viajes hay que hacerlo algún día, y tocó que fuera el primero. Miramos los precios, y los vaporettos costaban bastante, ahora no recuerdo, pero había otros que ponía bus que por un euro y poco te llevaban. Compramos los billetes y no se nos abría el torno, venga intentarlo y que no había manera. Total, que lo que nosotros pensábamos que era bus por el agua, pues no, era bus de verdad, de los que van al aeropuerto y lógicamente por tierra. Entonces, para qué ponen el precio junto con todos los transportes de agua? La verdad que aunque yo sea un poco zote, que no digo que no, estaba mal explicado. Conclusión, tenemos que tirar el billete y nos volvemos andando.

Por el camino paramos a comprar unas pizzas al taglio para llevar al apartamento y nos fuimos a descansar que no podíamos más.

Como veis, en un día si te organizas bien te da tiempo de ver lo más importante, nosotros es que fuimos sin rumbo como ya os he dicho antes, pero en cualquier caso, aunque solo sea por perderse por su calles, ver los canales y palacios y disfrutar del ambientillo veneciano merece la pena visitar esta maravillosa ciudad.

New photo by Anabel se va de viaje / Google Photos

2 thoughts on “Venecia en un día

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *