Playa de Comporta

 

Llegamos al final de nuestro road trip por Portugal, me hubiese gustado seguir bajando hasta el Algarve, pero ya no daban más de sí los dineros ni los días de vacaciones. Ayyy, el día que me toque la primitiva no dejaré un rincón por descubrir y visitar!

A lo que iba, nos quedan dos días de vacaciones y me apetecía acabar en la playa en plan relax, y como las playas de Cascais y Estoril sé que están atestadas, empecé a buscar otras playas cercanas, y me encontré con la playa de Comporta. Esta playa que leí que es donde veranean los famosos, la comparaban con la zona de los Hamptons de Nueva York y se encuentra sólo una hora de Lisboa. Así que me puse a mirar alojamientos y realmente eran muy caros, eso sí, casas ecológicas con el suelo de arena, y cosas cuquis y pijas por el estilo. Así que mejor nos quedamos por la península de Troia, que está a pocos kilómetros de la playa y aunque no es barata este capricho sí que podíamos permitírnoslo.

Cómo ir a la playa de Comporta desde Lisboa

Salimos por el puente 25 de abril, y nos vamos hacia Setúbal. La opción más cómoda es coger el ferry aquí porque si hacemos todo el trayecto en coche tenemos que dar mucha vuelta, hay que rodear todo el estuario, y el ferry no salía tan caro, por menos de 25€ cruzamos los dos y el coche.

Ferry Setúbal

Así que cruzamos hasta la península de Troia en el ferry, disfrutamos del viaje de una hora más o menos, y una vez allí solo hay que seguir la carretera y las indicaciones a la playa. No hay pérdida porque la península es alargada y estrecha y solo hay un camino posible.

Ferry Setúbal

Troia es una zona con un puerto deportivo y hoteles y apartamentos de lujo, la verdad es que se ve bastante nivel por allí. Nos alojamos en el hotel Troia Design, una torre alta con balcones de cristal que sobresale entre todos los edificios. Este era nuestro capricho del viaje, un hotelazo de lujo, con una habitación increíble y en plan relax, para disfrutar del hotel, la piscina y las vistas.

Península de Troia

Peninsula de Troia

Dicho y hecho, llegamos al hotel, como la habitación aún no está preparada nos vamos directamente a la playa. Comporta es una playa larguísima de arena blanca y agua helada, porque como en todo el Atlántico no hay quien meta un pie sin pillar un principio de congelación. Soy muy cobarde para el agua, creo que ya lo he dicho alguna vez.

Playa de Comporta

A pesar de eso la playa es genial, hay bastantes restaurantes y chiringuitos para comer allí, nosotros nos sentamos en uno que tenía unos pufs de colorines y me llamó la atención. Me apetecía comer en un sitio diferente en vez de en el típico restaurante de mesas y sillas.

Playa de Comporta

Por la tarde nos fuimos al hotel, por fin vemos nuestra habitación, chulísima y nos bajamos a la piscina, se estaba genial allí, y las vistas eran estupendas.

HOtel Troia Design

Hotel Troia Design

Hotel Troia Design

Para cenar fuimos a comprar pan y embutido a un super, no es que sea la mejor cena del mundo pero es que los restaurantes eran bastante caros, y nos lo comimos en la terraza de la habitación. Para una vez que no nos toca una habitación interior o con vistas horribles, había que aprovechar.

Y así terminamos este viaje por Portugal, un país que me encanta y que nunca me canso de recorrer. Si no lo conocéis os lo recomiendo porque es precioso, y lo tenemos tan cerca que a veces nos olvidamos, pero merece la pena, de verdad.

Espero que os haya gustado y que os ayude en vuestros próximos viajes, y cualquier duda me podéis preguntar y os ayudaré en todo lo que pueda.

Recordad que podéis reservar los hoteles desde la página de inicio del blog con Booking y tendréis un descuento de 15€ en cada reserva. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *