Día 3. Santa Teresa- Capo Testa- Playa Spinosa- Roca del Oso- Cannigione

En este tercer día por Cerdeña vamos a tener varias sorpresas, algunas buenas y otras no tanto, pero nada que sea grave.

Desayunamos, dejamos las maletas en el coche y decidimos dar una vuelta por Santa Teresa, ya que ayer nos supo a poco y tenía muy buena pinta. No nos decepcionó. A mí es que eso de que las casas sean de colores me encanta, y claro, entre eso, las tiendas, la plaza con sus terrazas… vamos, que estaba encantada de la vida.

img_20160629_101149

dscf5264 img_20160629_101258

Aprovechamos a ir al cajero y como había leído en la Lonely Planet que la zona del puerto también era muy chula, cogimos el coche y bajamos. Y la verdad es que también nos gustó mucho. El puerto con sus pequeños barcos de pesca, los grandes yates y las casas alrededor le dan un toque diferente. Estaba muy tranquilo, y estuvimos paseando y viendo los barcos. Cómo me gustaría tener uno de esos yates! Algún día, cuando me toque la primitiva…. Volvamos a la realidad, estábamos paseando, y al final del puerto hay un edificio con arcos que dan a una gran plaza. Nos metimos a ver que había y encontramos un restaurante con una piscina enorme y que hacía como cascadas o algo así, había unas fotos fuera. Me imagino que si entras a comer podrás usarla, tenía muy buena pinta, pero ya no podíamos quedarnos, así que ahí queda por si vais y podéis aprovechar.

img_20160629_104652-01

Cogimos el coche y nos fuimos hacia Capo Testa. Está cerca, a 4 kilómetros, pero suele haber tráfico por las playas que están cerca. El día estaba nublado, pero casi lo agradecimos porque cuando llegas a la zona de rocas andar por ahí con mucho sol hubiese sido agobiante.

Llegar a este lugar fue una sorpresa, para bien o para mal yo no había mirado muchas cosas de este viaje y no sabía muy bien lo que me iba a encontrar, y cuando vi todas esas rocas con formas de todo tipo, las vistas al mar, el faro… En fin fue alucinante. Me pareció un paisaje increíble, muy bonito.

img_20160629_130920-01

Estuvimos paseando por allí, hay caminos y no tiene dificultad alguna, pero si os apetece subiros por las rocas, había algunas muy grandes a las que la gente subía, mejor llevar unas zapatillas cerradas porque con chanclas… mal.

dscf5306

Después de recorrerlo todo bien y hacer un millón de fotos nos acercamos a Cala Spinosa. Es una playa que está al lado de esta zona, muy pequeña y con un acceso complicado, más que nada porque es una cuesta bastante empinada con muchas rocas, pero aún así la gente bajaba con niños, sombrillas, neveras… en fin, que con cuidado y tranquilidad se llega bien.

dscf5352

Bajamos a comer a la playa, nos pusimos en un minihueco que quedaba. Habíamos comprado ensalada y fruta en un super. La fruta estaba buena, pero la ensalada fue cara y sosa, si lo llego a saber me compro un trozo de pizza, una focaccia o cualquier cosa de las que vendían allí mismo en unas camionetas, que por 3 ó 4 € las tenías.

Otra opción para comer es el Sea Lounge que hay a la entrada de la playa. Quisimos entrar a tomar algo cuando subimos  pero la verdad es que las mesas con las mejores vistas estaban ocupadas, así que lo dejamos. Creo que merece la pena sentarse en un buen sitio y disfrutar del paisaje, los atardeceres parece que son una maravilla desde allí, pero nos íbamos ya y no lo íbamos a ver. La próxima vez iremos por la tarde.

La carretera que sale de Capo Testa tiene playas a ambos lados. Nos dio por bajar en una de ellas, a mano derecha, a ver qué tal estaban y premio! Una playa larga de arena blanca y aguas turquesas. Lástima que estaba nublado y deslucía un poco, pero la sensación era como estar en el Caribe.

img_20160629_150651

Ponemos rumbo a Cannigione y paramos a ver la famosa Roca del Oso. A ver. Como siempre hay opiniones para todos los gustos, a mí desde luego me pareció un poco timo. La forma del oso la ves en foto, porque desde donde subes no se ve entera, con lo cual ya te quedas con las ganas. Tienes que pagar el parking y la entrada. Nosotros no pagamos parking porque dejamos el coche en la calle, y la entrada son 2€, que tampoco es cara. Es verdad que las vistas desde allí arriba son muy bonitas, y la subida es un paseo agradable, pero no iría de propio la verdad. Como nos pillaba de paso subimos, pero no perdería el rato por verla, pero esa es mi opinión, cada uno, que vaya y dé la suya jajaja.

Expectativas…

dscf5374

vs realidad 😛

dscf5360

Así que después de estar un rato allí merodeando por los pies del oso, nos vamos hacia el hotel. No me lo podía creer, dos noches en el mismo sitio sin movernos! Pues no, nuestro gozo en un pozo. El bed&breakfast  Il Paduli Alvi estaba a medio camino entre Palau y Cannigione. Esta carretera era de las que peor recuerdo, estrecha, baches, curvas… Llegamos y nos dice la chica que nos atiende que tienen que venir a arreglarle la alarma o no sé qué rollos y que podemos quedarnos allí una noche y la siguiente nos lleva a unos apartamentos en Cannigione que están mejor, o nos lleva ya y hacemos las dos noches en el otro sitio. Yo llegaba ya sudada y con ganas de ducharme y cambiarme, así que digo, ya iremos mañana. Y menos mal. Porque el sitio que nos llevaron al día siguiente era infame. Ya lo contaré en el siguiente post. El caso es que encima creo que nos mintieron y no tenían que arreglar nada, pero debían querer meter a otra gente y así usaban la habitación para otra reserva. El sitio estaba bien, la verdad, parece que sea la casa donde viven los dueños y alquilan las habitaciones durante el verano, porque había armarios cerrados con llave, y cosas que parecían suyas por el cuarto de baño, pero bueno. El desayuno, como era casero, tampoco estaba mal. Pero nos pareció muy feo lo que nos hicieron y no lo recomendaría.

Nos duchamos nos cambiamos y nos fuimos a Palau a cenar y con la idea de mirar excursiones a La Maddalena para el día siguiente. De camino al pueblo nos encontramos con un mirador muy grande. Desde allí se ve todo el archipiélago de La Maddalena, Palau, Córcega… Unas vistas espectaculares.

dscf5386

Conseguimos aparcar en Palau gracias a que llevábamos el Smart, porque estaba todo a tope, así que cuando nos acercamos al puerto a ver qué excursiones ofrecían la mayoría estaban a punto de cerrar. Nos ofrecen una en un barco con mogollón de gente por 35€, incluyendo la comida, y otra en un velero, con comida, bebidas, merienda y por 70€. Era el doble, pero la idea del velero nos convencía más. No nos decidíamos y como la chica ya se iba y no podíamos reservar, pensamos en volver pronto al día siguiente y apuntarnos a la que nos apeteciese.

Dimos una vuelta por el pueblo, es pequeño, no me pareció tan bonito como Santa Teresa o Castelsardo, pero no estaba mal, tenía su encanto. Además cenamos genial en el restaurante Gabrielitos, en Via Sportiva, 6. Luego tomamos un helado, y dimos una vuelta por un mercadillo que habían puesto nocturno. Compramos una especie de madalenas de queso que estaban buenísimas. No sé por qué no me compré media docena en vez de solo dos… También piqué y me compré una pulsera de turquesas, que junto con el coral rojo es lo que más se vende en esta islay estaba más barato que en Alghero. Por la parte de arriba del pueblo, en vía Nazionale,148 encontramos una tienda muy grande de artesanía, de la que me habría llevado casi todo, pero solo me compré una bandejica de cerámica. Se llama Artigianato Pasella. Todo era muy chulo y estaba bastante bien de precio. Se ve que este día tenía la mano suelta para comprar jajaja. Además la tienda está en una plaza muy mona con unos murales pintados en la pared muy graciosos.

Ya ya nos fuimos hacia el hotel a descansar que mañana tocaba excursión en barco, yujuuu!!

dscf5412

2 thoughts on “Día 3. Santa Teresa- Capo Testa- Playa Spinosa- Roca del Oso- Cannigione

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *