🌉 Descubriendo San Francisco 🦀

 

17 de noviembre de 2017

Nos levantamos y desayunamos en el hotel. Aunque las bebidas son de máquina, si quieres zumo lo tienes que pagar aparte, y tienes poco para elegir, la verdad es que la bollería está muy rica y al menos sales con el estómago lleno.

Vamos a conocer San Francisco!

Nos apetece pasear e ir viendo el ambientillo de la ciudad, es domingo, no hay mucho tráfico y hace un solazo espectacular. Vamos bajando por la calle Bush que es donde tenemos el hotel, pasamos por la puerta del Dragón de Chinatown y seguimos caminando viendo las casas típicas con sus escaleras de incendios, rascacielos y cómo no, la pirámide Transamérica.

San Francisco

San Francisco

Queremos ir a la Coit Tower subiendo las escaleras de Filbert St. . Hoy estamos con ganas y las empinadas cuestas nos parecen hasta divertidas. Empieza a hacer mucho calor, quién dijo que en San Francisco hacía muy mal tiempo?

Por el camino entramos a comprar la Muni Pass, es la tarjeta que nos servirá para usar el transporte público.

Dónde se compra y cómo funciona la Muni Pass?

Se puede comprar en el centro de visitantes de Market St. Con la calle Powell, en las casetas de tickets que hay en los principios y finales de las paradas de tranvía y también las venden en los  supermercados Walgreens. Hoy es domingo pero encontramos un super abierto y la tienen. Hay varias opciones, se puede comprar para un día, tres o siete. La de tres días nos costó 32$ a cada uno. Si sale cara o no tendréis que valorarlo vosotros mismos, depende lo que os queráis mover. Sirve para los tranvías, buses y cable car (los tranvías antiguos) de la compañía Muni. Pensad que un viaje en el cable car, que seguro que lo cogéis más de una vez ya cuesta 8$, así que por poco que os mováis merece la pena. Cuando se compra la tarjeta, tienes que rascar desde el día que vas a empezar a utilizarla, un día, tres o siete, los que correspondan. La mayoría de las veces no la pedían, algunos conductores ni la miraban, pero si que hubo uno que nos la pidió, así que ya cada uno que haga lo que crea conveniente.

Llegamos a las escaleras de Filbert St.. Aunque parezca una paliza subir merece la pena por ver las casas tan monas que hay a los lados y los jardines. Yo quiero una casa aquí, aunque reconozco que para subir la compra todos los días tiene que ser criminal. Vamos a sacarle pegas para que no me dé tanta pena  😉

Escaleras Filbert St.

Escalera Filbert St.

San Francsico

Llegamos a la Coit Tower, hay unas filas interminables para subir al mirador, de todas formas desde donde estamos ya hay vistas increíbles, así que poco cambiarán desde un poco más arriba. El paseo ha merecido la pena.

San Francisco

Tenemos unas paradas de autobús allí mismo, pero tenemos tanta ansia de ver cosas que no nos esperamos y bajamos paseando hacia el Pier 39. Por el camino vamos viendo más casas de esas en las que te quieres quedar a vivir. Qué bonito todo!

Llegamos al Pier, hace un día estupendo, y se nota que es domingo porque hay muchísima gente, la bahía está llena de veleros y hay una animación que no veas. Me encanta este sitio!

San Francisco

Nos sentamos un rato a ver el mar y descansar. Llegamos a la zona donde están todos los restaurantes y tiendas. Cómo os lo diría…. Para una loca del mar , la comida y las compras este sitio es el paraíso!! Nos damos una vuelta , aunque hay tanta gente que decidimos, mejor dicho, yo decido, que volveremos otro día entre semana a ver si está más tranquilo. Me vuelvo loca viendo tiendas y todo el ambientazo.

Pier 39 San Francisco

Pier 39 San Francisco

Vamos a comer a un restaurante fuera de esta zona, está todo hasta arriba. Entramos en el Franciscan Crab Restaurant y pedimos un bocata de cangrejo, unas gambas con patatas fritas y un vaso grande de refresco. Creo que ya os lo comenté, pero como en la mayoría de los sitios pagas el vaso y vas rellenando lo que hacíamos era coger uno para los dos y así nos ahorrábamos algo. En toda esta zona encontraréis muchos restaurantes de pescado y marisco, la mayoría bastante caros, pero siempre hay opciones en las que comer algo más barato.

A mí la comida me ha sabido buenísima, será que tenía hambre o será que comer en el muelle de San Francisco anima a cualquiera. Nos ha costado, 25,46 $

Esta tarde tenemos la visita a Alcatraz, tenemos que estar en el Pier 33 media hora antes de la hora de embarque. Las entradas a Alcatraz las reservamos online en su web oficial con tres meses de antelación, creo que es lo máximo que te permite. Cogimos la última visita de la tarde, salía el barco a las 15,50, por si a la vuelta veíamos atardecer, pero no salió bien la jugada porque atardecía más tarde de la hora que llegamos. La entradas costaron 37,25$, podéis ver todos los precios de entradas y demás en el post de itinerario y presupuesto de la Costa Oeste.

Alcatraz San FRancisco

La visita a Alcatraz impresiona, ya no solo por lo que es sino por todo lo que ocurrió allí. Os podría contar mil historias, pero dejaré que os lo cuente la audioguía que os darán a la entrada. Es muy interesante, te van contando historias algunos presos y guardias que trabajaron en la prisión. Recorrer esos pasillos pone los pelos de punta, sobre todo si, como nos pasó a nosotros, te quedas a solas en alguna zona. Como era la última visita antes de la nocturna se empezó a ir la gente para coger el último ferry y al final quedábamos muy pocos apurando el rato. Daba un poco de cague la verdad. Cómo tenía que ser cuando estaban las celdas llenas y apagaban las luces o estaba todo en silencio?. Ya os digo, aunque parezca exagerada, los pelos como escarpias.

Alcatraz

Alcatraz

La visita es muy completa, por todo lo que te cuentan y por todo lo que ves, celdas, la cocina, los despachos, las celdas de castigo… y cómo no, las celdas de las que escaparon los hermanos Anglin y Frank Morris, con todos los utensilios que usaron para agujerear la pared y las cabezas de papel maché para despistar a los guardias. Una historia increíble y muy misteriosa porque no se sabe muy bien qué pasó con ninguno de los tres.

Alcatraz

Alcatraz

Alcatraz

Alcatraz

Alcatraz Alcatraz

Además el viaje en ferry nos regala unas vistas del sky line de San Francisco que merecen mucho la pena.

Sky Line San Francisco

Cuando volvemos al puerto estamos helados de frío, ha hecho muy buen día pero a última hora refresca bastante, así que qué mejor excusa para ir a comprarme una sudadera que me abrigue 😛 .

Nos vamos a cenar y ya me había quedado a mediodía con las ganas de probar la Clam Chowder, la sopa típica de San Francisco, y ahora apetece más todavía. Es una crema de almejas servida en un pan. Entramos en un local que hay entre el Pier 39 y Fisherman´s Wharf, se llama Chowder Hut y nos pedimos una sopa para cada uno y la bebida. Están buenísimas! Y además entramos en calor. Nos cuesta la cena 19,94 $.

San Francisco

Nos vamos hacia Fisherman´s Wharf vemos que están tocando música y la gente bailando junto al famoso letrero, menuda fiesta se ha montado! Estamos allí un rato y nos vamos hacia la parada de Cable Car más cercana, pero pasamos por una tienda enorme con muchos recuerdos de la ruta 66 y anuncios vintage y me vuelvo loca. Así que entramos a mirar y compro unas postales.

Ahora sí, cogemos el tranvía por primera vez yujuuu. No hay mucha gente y vamos sentados, pero luego descubriré que es más divertido ir de pie en la parte de fuera jajjaja. Esta experiencia no os la tenéis que perder, hay que montar en el cable car al menos una vez en la vida. Seguro que si subís una vez querréis repetir.

San Francisco

Llegamos al hotel y nos queda el asunto del coche, a la mañana siguiente hay que empezar a pagar muy pronto, desde las 7 de la mañana, así que preguntamos en el hotel si nos cobran por días enteros o por horas, y nos dice que por horas, que si lo metemos a las diez cuenta hasta las diez del siguiente día. Total, que lo dejamos dentro para al día siguiente no tener que levantarnos tan pronto, pero se ve que no nos hemos entendido porque el último día nos quieren cobrar más. Ya os contaré esa historia.

Nos vamos a dormir y mañana más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *