Un día en Hallstatt

Cuando preparé este viaje navideño por Austria tenía claro que tenía que visitar Hallstatt. Como fuera, pero tenía que ir, llevaba mucho tiempo deseando visitarlo y ya que me acercaba por esas tierras no iba a dejar pasar la oportunidad. Y qué acierto! Es un pueblo encantador, no me extraña que tenga el título de pueblo más bonito a orillas de un lago. Es muy pequeño, en un momento te lo has visto, pero merece la pena pasar un día en Hallstatt y quedarse a dormir allí para disfrutarlo también por la tarde noche, cuando las hordas de turistas japoneses ya se han ido.

hallstatt

Salimos de Salzburgo y tuvimos que coger dos trenes, todo está muy bien indicado, se hace transbordo y en el segundo tren ya te puedes preparar a disfrutar del paisaje, porque ya vas entrando en toda la región de los lagos, y los paisajes montañosos son increíbles. Hacía mucho que no disfrutaba tanto de un viaje en tren.

Hallstatt hallstatt

Hallstatt

Llegamos a la pequeña estación de Hallstatt, y allí tienes que coger el barco que te acerca al pueblo. Aunque la llegada parezca complicada si no vas en coche os aseguro que merece la pena cada paso, porque disfrutas del paisaje y ves lo bonito que es todo el entorno. Una vez en el barco vas cruzando el lago y cada vez se ve más cerca esa maravilla de pueblo, con sus casas de piedra y ventanas de madera, la torre de la iglesia que sobresale entre los tejados y las inmensas montañas que lo rodean. Cada vez te vas sintiendo más pequeño contemplando esa maravilla natural que te rodea. Es como si notaras que las montañas te van abrazando para dejarte en su regazo que es ese pequeño pueblo. Igual me he puesto muy poética, pero es lo que pasa cuando te enamoras, que te vuelves cursi, y Hallstat me enamoró perdidamente jajaja.

Hallstatt

Hallstatt

Nos alojamos en la pensión Grüner Anger y con todo lo pequeño que es el pueblo no encontrábamos el sitio, estuvimos dando vueltas con las maletas, preguntamos a una señora que nos dijo un sitio y no era, y al final tuvimos que entrar a una tienda a preguntar. Y ya nos indicó bien. Resulta que está al final de la calle principal, pero es muy larga y pensábamos que estaba más cerca. Cuando ya sabes dónde está no es tan difícil, como todo en la vida, y además era un paseo hasta el centro del pueblo. La pensión está muy bien, además teníamos habitación con vistas a las montañas y era una pasada levantarte y ver ese paisaje. Por la tarde estuve un rato en el balcón sentada, aunque hacía un frío que pelaba, pero no quería perderme esas vistas ni ese aire tan puro.

hallstatt

Una vez que dejamos las maletas nos fuimos a ver el pueblo, y cómo no, a hacer millones de fotos, porque con esas montañas y ese lago cómo podrías parar…

Hallstatt

Sabiendo que los días son tan cortos en diciembre no queríamos perder mucho tiempo, así que comimos unas hamburguesas en un puesto que había en la calle y que estaban buenísimas. Después fuimos andando por toda la calle principal hasta que sales del pueblo para llegar al mirador donde se ve la imagen más conocida del pueblo. Allí estuvimos bastante rato, y luego ya nos dedicamos a callejear.

Hallstatt Hallstatt
hallstatt hallstatt hallstatt

Subimos a la iglesia, tiene un pequeño osario en la parte de atrás llena de cráneos pintados. Parece que cuando exhumaban los cadáveres para dejar sitio en el pequeño cementerio guardaban los cráneos con el nombre de la persona y los decoraban un poco. No pudimos entrar porque en esas fechas estaba cerrado, asi que nos quedamos con las ganas. Pero como seguro que alguna vez vuelvo en verano….

Como decía, la iglesia está rodeada de un pequeño cementerio desde el que se tienen unas vistas del lago y del pueblo preciosas. No hay rincón de este lugar donde no te quedes con la boca abierta.

hallstatt

La plaza del pueblo también es muy bonita, tiene una fuente en el centro y también encontramos uno de los mejores hoteles de Hallstat, el Grüner Baum, donde se han alojado personalidades como Agatha Christie. Si quereis daros un capricho pues oye, igual podéis dormir en la misma habitación que lo hizo la emperatriz Sissí.

hallstatt hallstatt

Aunque aquí no había mercadillo navideño, creo que solo lo hacen un fin de semana, todo estaba decorado con mucho gusto. Había detalles por cada ventana, cada tienda… qué bonita hacen la Navidad en Europa!.

hallstatt

hallstatt Hallstatt

Hacía bastante frío y empezaba a llover, asi que decidimos ir a cenar al hotel. Era muy pronto, pero tampoco había mucho que hacer en el pueblo, la verdad, y necesitábamos ya sentarnos para quitarnos un poco el frío. El menú lo reservamos antes de irnos del hotel, te decían que había sopa y tenías que elegir entre carne o pescado. Y la verdad es que cenamos genial. El comedor era superacogedor, todo en madera, con sus manteles de cuadros, muy de montaña. Y la comida estaba buenísima. Yo pedí pescado y estaba fresquísimo.

hallstatt

Cuando terminamos volvimos a salir para dar una vuelta y ver el pueblo de noche. Supongo que en verano estará más animado, la verdad es que ahora y aún siendo época navideña estaba bastante muerto, cosa que no me importó mucho, porque poder pasear por sus calles sin toda la gente que hay de día se agradece. Por la tarde habíamos comprado unas cervezas en un supermercado que hay muy cerca de la pensión, y cuando nos fuimos a la habitación nos las tomamos allí tranquilamente. Y a dormir, que al día siguiente queríamos aprovechar un poco antes de coger el barco que nos llevara otra vez a la estación.

hallstatt

A la mañana siguiente seguimos haciendo fotos y prometí que algún día volvería pero en verano, porque me gustaría poder hacer algún trekking de los caminos que salen del pueblo, montar en una barca por el lago y hacer un picnic en la orilla, o subir al mirador Five Fingers que tiene que ser espectacular.

hallstatt

hallstatt

hallstatt

Por si no ha quedado claro, Hallstat me enamoró, como muchos sitios sí, soy enamoradiza por lo visto, así que si estáis por Austria os recomiendo que no os perdáis este pueblo que os va a robar el corazón.

hallstatt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *